Te hubieras cuidado (antes de hablar.)

A la hora de exponer posiciones en relación al aborto, pocas frases sobre las mujeres me generan tanta ira como: “que se haga cargo, se hubiera cuidado.”

Primero y principal, tener la voluntad de abortar ES hacerse cargo. Es acusar recibo sobre un embarazo no deseado y pretender interrumpirlo (cualquiera fuera la causa), es comprender lo que sucede y actuar en consecuencia. Pero si la frase apunta a “hacerse cargo” en relación al feto, ¿por qué una mujer debería gestar durante meses y parir a un niño que no desea? ¿Qué clase de torturador IMPONE esa circunstancia? ¿Por qué una persona que nos desconoce tiene derecho a decidir sobre nuestros cuerpos?

Y así llegamos a la segunda parte de la frase con menos criterio del mundo: “se hubiera cuidado.” Como si parir en contra de su voluntad fuera la cadena perpetua que merecen aquellas que tuvieron relaciones sexuales sin protección.

Hay mujeres que jamás recibieron educación sexual. Que tu café de Starbucks no te confunda, vivimos en un país periférico en donde los niveles de pobreza son tan altos y de escolarización tan bajos que se encuentran en una zona media y peligrosa. Y, aunque la hayan recibido, aunque sepan exactamente cómo colocar un preservativo y que la pastilla anticonceptiva no se puede interrumpir de forma arbitraria, ¿acaso no somos seres humanos? Cometer errores es tan propio de nuestra especie como los pulgares oponibles. Para ecuaciones perfectas, las máquinas. Nadie en este mundo podría jactarse de no haber cometido imprudencias, de no haberse expuesto a situaciones peligrosas, de no arriesgar su entereza en contextos hostiles.

La continuación de un embarazo no puede ser un castigo para una irresponsabilidad.
Que decidan sobre tu cuerpo es sádico.
Que no te brinden la posibilidad de hacerlo de forma legal, segura y gratuita es irresponsable.

Mi mamá no me abortó. Pero si hubiera quedado embarazada de mí y no deseaba tenerme, me hubiera encantando que se haga cargo e interrumpa la gestación. Ante todo, la vida y el bienestar de una mujer. Ante todo, EL DESEO Y LA VOLUNTAD de una mujer.

 

Ya lo dijo René Favaloro:

“Los ricos defienden el aborto ilegal para mantenerlo en secreto y no pasar vergüenza. Estoy harto de que se nos mueran chicas pobres para que las ricas aborten en secreto. Se nos mueren nenas en las villas y en los sanatorios hacen fortunas sacándoles del vientre la vergüenza a las que tienen plata. Con el divorcio decían que era el fin de la familia y sólo fue el fin de la vergüenza para los separados ilegales. Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.

Anuncios

3 comentarios en “Te hubieras cuidado (antes de hablar.)

  1. Estoy muy de acuerdo con vos, que prioricen el bienestar de un parásito antes que el de una persona es completamente indignante.
    Y como siempre digo, si los hombres fueran los que se quedarán embarazados, el aborto sería legal hace mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s