(Te pido mildis) Culpas.

Sabés que proyecté todo un futuro con vos y te lo quería comentar así te es indistinto. Disculpame por interrumpirte mientras me ignorás.

No quisiera sonar apocalíptica pero el hecho de que mi presencia ya no forme parte de tu rutina probablemente no vaya a modificar tu vida. Alguien te lo tenía que decir, lo lamento.

Seguramente vas a pensar que soy una desequilibrada, pero yo dediqué cada segundo desde que te conocí a construir idealizaciones y siento que merezco algún tipo de resarcimiento para todas mis ilusiones que quedaron desamparadas.

No fue una tarea fácil. ¿Sabés lo que implica poder proyectar basándome en la nada que me diste? Tengo que recordar los mismos recuerdos una y otra vez y ya los estoy gastando. La semana tiene siete días, es toda una tarea fraccionar las imágenes que me quedaron de tu sonrisa para tener material fresco que retroalimente mi pesar.

Entiendo que el tiempo que le dedicamos a compartir momentos fue escaso y que en ningún momento demostraste tener intenciones de formalizar nuestro vínculo que a duras penas si se expandía, pero yo lo formalicé mil veces adentro de mi cabeza, no me hubiera molestado materializar alguna. Perdoname por explayarme sobre mis sentimientos mientras no te importa.

Ahora que ya no hablamos más quería que sepas que ya no hablamos más. Digamos, ya lo entendí, voy a seguir adelante, a eso me refería. Me costó entenderlo porque no quería, uno entiende más rápido si quiere.

Lo último que te digo ahora que no me estás escuchando: nunca quise matar lo nuestro. El trencito de errores que cometí tuvo su locomotora el día que me di cuenta que me importabas y que no te quería perder.

Que no haya manera de que puedas llegar a leerme me da la impunidad de contarte lo que no te inmutaría: ¿sabías que te escribo? Perdoname por ponerme tan domingo un miércoles que no te va a modificar.

Anuncios

25 comentarios en “(Te pido mildis) Culpas.

  1. Hola! Oíme te sacaste un boludo de encima y encima te llevás material sólido y de primera calidad para instalar tu nuevo radar antiboludos. Te felicito por hacer de un confundido esto, que la verdad es una raza que no le deseo a nadie. Gracias!

  2. Hace días -muchos, muchísimos- que tengo algo atravesado en la garganta, algo que le quiero decir a mi ex y no sabía qué ni cómo. Ahora todo eso apareció escrito y por casualidad lo ví, lo acabo de leer… pero increíblemente parece que esto tampoco lo va a saber nunca.
    De todo se sale no?
    Gracias!

  3. Necesito que me digas, por favor, dónde pusiste las cámaras con las que filmaste toda mi (no)historia. En cada tuit y cada bloggeo, reflejás todo lo que pensé o pienso. Si se inspira en una historia real, te deseo desde lo más honesta que puedo ser, que para el 2015 idealices menos y recibas más, que quieran y aprecien como es debido todo lo que tenés para apreciar, que es muchísimo. No cambien nunca ni dejes de escribir! Sos una genia!

  4. Te empecé a leer hoy, y antes de llegar a este texto lloré dos veces. Entonces agarré la tercera lágrima y decidí hacerla un comentario de “gracias a vos”.

  5. Pingback: (Te pido mildis) Culpas. | del caos nacen las estrellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s