Recopilación III

Hay mujeres que tienen la conquista atada y cientos de hombres se desvelan por ellas. No vendría siendo mi caso. Soy la versión de Agapornis de mi vida.

Esta mañana yendo al trabajo casi me atropella el tren al que me quería subir, como recuento de todas mis relaciones amorosas. De todas formas hoy me siento casi a gusto con mi vida, así que espero que en algún momento de la tarde mi realidad se encargue de ubicarme al respecto.

Qué se yo, por un momento pensé que el nuevo año me traería suerte en el amor. Debo haber agarrado un pozo de aire en la nube de pedo en la que vivo. Ya sé, voy a decir que estoy enamorada que es la manera más digna de justificar la estupidez congénita e irreversible con la que convivo y me odio. De todas formas hasta que mi realidad deje de dejar tanto que desear continuaré poniendo mi atención en el núcleo de la nube donde viven mis boluproblemas.

Encima hoy es nuestro aniversario. Con el flaco que me gusta estamos por cumplir 3 años de que no está pasando nada. Pensar que a veces condiciono mi accionar y trato de ser refinada, sutil y delicada; porque mirá si empiezo a no gustarle al pibe al que no le gusto.

Al flaco capaz le pinta la violencia y me ataca creyendo que me conquista. No sé cómo le va a explicar todo esto a los pibitos que tengamos. Sí, claro, me gusta el que no. Me odio y me lo demostraré tomando decisiones amorosas. Y me va a seguir gustando para siempre. El único método eficiente para perder por completo las ganas de cogerte a alguien que te encanta es poniéndote de novio/a con esa persona.

Ya que estaba y a todo esto me compré 2 hebillas de moño, porque mi inmadurez no la puedo sostener sólo con mis reacciones ante los problemas y mis decisiones amorosas. A veces pienso que nunca voy a entender por qué es tan difícil decirle a alguien lo mucho que te gusta o qué es un torrent.

Voy a dar un consejo amoroso: para que el flaco no pierda el interés demostrale lo interesante que sos. O hacé lo único que en realidad funciona, que es dejarlo caliente. Tengo más consejos que elaboré alguna vez. En mi libro “Cómo desenamorar a un hombre” transcribí exactamente lo mismo que publiqué en el primero, que hablaba sobre cómo enamorarlos. Y podría seguir, últimamente tengo ideas tan carentes de sentido común respecto de cómo manejarme frente a un hombre que podría escribir en la Cosmopolitan.

Odio a los que te dicen “presentame a un amigo”. Disculpame pero si tuviera un amigo soltero, lindo y públicamente presentable ya lo estaría usando.

Igual no sé hasta que punto estoy abierta a la posibilidad de entregarme. Qué crueldad cuando un flaco es hermoso pero es buena persona y está dispuesto a enamorarse; porque es obvio que así no me va a gustar. Disculpame que no quiera una relación pero para hombre sensible capaz de entregarse, conmoverse y con el corazón abierto al amor estoy yo.

La única conclusión que saco de todo esto es que a esta altura de mis conflictos debería hacer un cartel y ponérmelo en la espalda así cuando me retire se lea “Puede que haya exagerado”.

¿No creés que sea tan así? Yo tampoco. Disculpame pero no tiene ningún tipo de lógica o sentido que yo esté de acuerdo con absolutamente todo lo que opino.

Anuncios

6 comentarios en “Recopilación III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s