Hola.

Hola. Tal vez no me recuerdes porque nunca nos habíamos visto. Quizás mi cara no te suene familiar porque no soy tu familiar. Si no reconocés mi tono de voz es porque nunca lo habías escuchado. Adiós.

 

Hola. Tal vez me recuerdes porque ayer nos vimos por primera vez. Quizás mi cara no te suene familiar porque no soy tu familiar. Si no reconocés mi tono de voz es porque lo habías escuchado ayer pero tan sólo unos instantes. Adiós.

 

Hola. Seguramente me recuerdes porque ya nos vimos dos veces. Quizás mi cara comience a parecerte familiar, pero no soy tu familiar. Si no reconocés mi tono de voz es porque todavía no dije lo suficiente. Adiós.

 

Hola. Ya me recordarás, esta es la cuarta vez que nos vemos. Mi cara, a pesar de que no somos familiares, debe parecerte cercana. Si comenzás a reconocer mi tono de voz es porque ya habíamos hablado, me gustaría saber tu nombre. Adiós.

 

Hola Sofía. Soy Sebastián, ya me recordás. Mi cara debe ser como la de esos familiares que ves únicamente en las fiestas. Si reconocés mi tono de voz, deberás saber que quisiera invitarte a salir alguna vez. Me gustaría tener tu número de teléfono. Adiós.

 

Hola Sofi, soy Seba. Felices 3 meses hermosa. Me corté el pelo como querías. Vamos que llegamos tarde a lo de tu mamá. ¿Escuchaste esta canción alguna vez? Dice algo así.

 

Amor, ¿Te acordás cuando nos conocimos? Sí, tengo un par de pecas nuevas. Mi familia está enamorada de vos, incluso más que yo. Me gustaría saber cantar o recitar para decirlo mejor que esto, pero es lo que puedo: mi vida, ¿te querés casar conmigo?

 

Hola So soy Se, llegué.

 

Hola Sofi soy Seba. No se por qué me estás mirando así, ¿qué tengo? Tu vieja quiere que vayamos pero le dije que no. Si hablás mientras estoy hablando nunca vas a poder escuchar lo que digo.

 

Hola Sofía soy Sebastián. Sí, me peiné distinto, ¿está mal? Dejá de mirar programas de bebés porque ya te dije que no quiero ninguno. ¿Cuál es el problema si canto? ¿Querés que no respire?

 

Hola. Seguramente me recuerdes porque me cerraste la puerta en la cara cuando te fuiste, hace tres meses. No hacía falta que vengan tus familiares, no te voy a hacer nada. Si reconocés mi tono de voz es porque solía cantar en la ducha mientras cocinabas, si querés puedo hacerlo mientras firmás el divorcio. Adiós.

 

Hola. Tal vez me recuerdes porque hace diez años nos casamos. Quizás mi cara no te suene familiar porque ya no soy tu familiar. Si no reconocés mi tono de voz es porque no quisiste escucharme, nunca. Adiós.

 

Hola. Tal vez no me recuerdes porque nunca nos habíamos visto. Quizás mi cara no te suene familiar porque no soy tu familiar. Si no reconocés mi tono de voz es porque nunca lo habías escuchado. Adiós.

 

Hola.

Adiós.

 

Hola.

Anuncios

12 comentarios en “Hola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s