Él duelo.

Hablemos de un duelo amoroso.

Hablemos de un duelo amoroso de verdad.

Hablemos de un duelo amoroso sin toda la parafernalia de la lágrima derramada, de la carta de amor rota, de la foto borrada. Hablemos de cuando te duele, él te duele, él como él y como duelo. Hablemos de estar hundido y sin branquias para respirar.

Cuando llega la ruptura después de una relación amorosa que tuvo lugar durante un tiempo considerable, te ves obligado a soltar. Y uno creería que lo peor de la situación vive en las primeras horas. Error. ERROR. Pero error del tipo: Herror.

El duelo se elabora en el tiempo.

Los primeros días son pura tristeza, llanto, intentos de suicidio sólo verbales, la puta madre vos, yo y todo. Pobres de los ingenuos de nosotros que pensamos que eso tiene algún peso a la hora de olvidar.

El duelo arranca ahí cuando estás desprevenido. Te ataca, silencioso, no lo viste venir y ah mirá qué para la mierda que me siento de golpe. El duelo vive en todos esos hechos sin explicación.

El duelo vive en el por qué recién estaba disfrutando a pleno de mi borrachera pensando que todo estaba olvidado y ahora de golpe y de la nada me quiero dormir llorando en mi cama en posición fetal; vive en el no querer estar con tu ex y sin embargo tener tirada en tu cama a la mina más linda del mundo y no lograr que se te pare (y no encontrar una explicación lógica, porque querés, pero no podés); vive en el no reírte de los chistes que siempre te hicieron gracia, aunque vos estás “bien”, pero ya no te hacen gracia.

El duelo vive en necesitar que ese amigo se quede un rato más mirando la nada, porque la nada de pronto es interesantísima; vive en el preferir caminar antes que viajar en colectivo; vive en una canción de Chichí Peralta que escuchaste en un local de ropa y como nombraba la palabra amor, nada, seguro que te conmoviste porque te está por venir; vive en un montón de rincones donde no lo esperabas porque vos ya superaste todo. Y quizás no. Porque faltaba tiempo.

Lo bueno es que después de esto sólo queda lo mejor, que es la superación real, y empezar a escribir una vida creyendo lo que (para mí) es una verdad absoluta: en definitiva, todo tiende a salir bien. 

Anuncios

Recopilación.

Obviamente que si duermo once horas seguidas, alguno de todos los sueños va a ser una pesadilla. Vuelvo a la cama a intentar algo mejor. Pero de nuevo aparece, como incansable, una pesadilla. Como una carta de amor, con serias faltas de ortografía.

El hecho de ser actriz improvisadora es una herramienta de doble filo, porque fomenta y nutre mi imaginación generando sueños de lo más elocuentes, pero tanto positivos como negativos. De paso y ya que estoy agradezco a todos aquellos que alguna vez me mandaron a la mierda, porque tengo suerte de sobra para las funciones. Gracias.

En fin, la pesadilla lo incluyó a él. Él, el ausente, el ya me fui, el ya no estoy. A veces quiero tener WhatsApp. Porque nunca son suficientes los medios de comunicación que una posee para recordar como no me habla por ninguno.

Sí, no mires para otro lado como haciéndote el desentendido, él sos vos.

Vos, que sos un problema que no me puedo dar el lujo de tener. Y te aclaro que además de la pesadilla, pensando en vos escribí una canción, y te la quiero dedicar. Tiene 7 estrofas. En todas te mando a la mierda.

La pesadilla sos vos. Me gusta que te guste. Y que ésto me guste, me gusta.

La pesadilla sos vos que jugaste con mi corazón. Y dadas las circunstancias ofrezco regalártelo, solo si me lo rechazás, porque en definitiva quiero tenerlo. 

Obviamente que soy una estúpida por seguir recordándote incluso en sueños desafortunados, después de todo lo que me hiciste. Por momentos me pregunto cuándo voy a volver a morir. Ya lo leí alguna vez en algún lado “Corre líquido refrigerante por sus venas. Saliva de ácido acético, corrosiva. No se le muestra el corazón a un hombre químico. Menos a un idiota”.

Pero una no puede ir en contra de lo que siente. Me pasó que quise cerrar la puerta de una vez y para siempre; pero era una carpa. Entonces quise construirle una puerta a la carpa. Obvio que no funcionó.

Igual tranquilo, no es tan grave. Me duele sólo cuando me acuerdo que me duele. Y de algo me sirvió haberte conocido. El que se quema con leche, ve una vaca y la caga a palos. Perdón, siempre me pasa lo mismo. Quiero hacer un comentario dulce y tierno, y termino diciendo un chiste irónico. Debería haber dejado de ver Dr. House en la temporada 3.

Lo que aprendí de haberte conocido es que hombre no es el que evita hacerla sufrir y calla, hombre es el que se banca romperle el corazón a una mujer para que deje de vivir en una mentira.

Ya sé, tendría menos problemas si no fuera tan directa, tendría varios problemas menos si no quisiera ir más rápido que el tiempo.

Pensar que en algún momento planeaba una vida juntos. “Planear” es un proceso de toma de decisiones para alcanzar un futuro deseado. Pero planear también es volar con las alas quietas y extendidas. Y lo arruinaste.

¿Me leiste?

Esta suerte de“atención” permeable a tu humor y selectiva de momentos oportunos, difícilmente pueda considerarse amor. Aclaro lo que oscurece.

¿Te conmovió lo que escribí?

Bien, casi que lo conseguís. La próxima vez empezá a probar con lágrimas. Julio Cortázar escribió las instrucciones, te sería útil leerlas.

 

Perdón, ya está. Acá encontré un lugar de calma. No sabía que lo había perdido. Apareció, sin que lo busque. Lástima que no siempre se tenga tanta suerte. Lo que no es suerte, es trabajo.

Ya está, todo quedó en el pasado. Aparecieron otros y me gustan mis nuevos problemas. Ahora “te quiero como amigo” O sea, comeme la boca durante años pero cada tanto cuando estemos ebrios; y garchemos un par de veces. Es chiste. Mirá, escribí “garchemos”. Se me sale lo burda. A veces me hago la “Hay si, ¡espero el príncipe azul!” solo para tener tema de conversación con las mujeres.

Claro que quisiera a alguien parecido a mí y alguien parecido a vos, en algo parecido a una cama, haciendo algo parecido a una gran idea: sacarse todas las ganas. Pero ya no es posible, y todo está bien.

Y para concluir y en base a lo que escribí y dirigido a la población, solicito y espero no causar un inconveniente al solicitar si alguien tiene la amabilidad de explicarme qué carajo quiero. Gracias.

Tweets originales.

TWEETS ORIGINALES:

8 de febrero de 2012
Dadas las circunstancias ofrezco regalártelo, solo si me lo rechazás, porque en definitiva quiero tenerlo.

20 de marzo de 2012
Corre líquido refrigerante por sus venas. Saliva de ácido acético, corrosiva. No se le muestra el ♥ a un hombre químico. Menos a un idiota.

6 de abril de 2012
Sos un problema que no me puedo dar el lujo de tener…

15 de abril de 2012
Obviamente que si duermo once horas seguidas, alguno de todos los sueños va a ser una pesadilla. Vuelvo a la cama a intentar algo mejor.

17 de abril de 2012
Tendría varios problemas menos si no quisiera ir más rápido que el tiempo.

16 de mayo de 2012
Como una carta de amor, con serias faltas de ortografía.

4 de junio de 2012
Pensando en vos escribí una canción, y te la quiero dedicar. Tiene 7 estrofas. En todas te mando a la mierda.

7 de julio de 2012
Agradezco a todos aquellos que alguna vez me mandaron a la mierd@, porque tengo suerte de sobra para las funciones. Gracias.

12 de julio de 2012
Bien, casi que lo conseguís. La próxima vez empezá a probar con lágrimas. Julio Cortázar escribió las instrucciones, te sería útil leerlas.

19 de julio de 2012
Esta suerte d “atención” permeable a tu humor y selectiva de momentos oportunos, difícilmente pueda considerarse amor. Aclaro lo q oscurece.

24 de julio de 2012
Me gusta que te guste. Y que ésto me guste, me gusta.

4 de agosto de 2012
Por momentos me pregunto cuándo voy a volver a morir…

14 de agosto de 2012
Quise cerrar la puerta de una vez y para siempre; pero era una carpa. Entonces quise construirle una puerta a la carpa. Obvio q no funcionó.

25 de septiembre de 2012
Hombre no es el q evita hacerla sufrir y calla, hombre es el q se banca romperle el corazón a una mujer para q deje de vivir en una mentira.

10 de octubre de 2012
No sabía que lo había perdido. Apareció, sin que lo busque. Lástima que no siempre se tenga tanta suerte. Lo que no es suerte, es trabajo.

20 de octubre de 2012
Quiero hacer un comentario dulce y tierno, y termino diciendo un chiste irónico. Debería haber dejado de ver Dr. House en la temporada 3.

25 de octubre de 2012
“Planear” es un proceso d toma d decisiones para alcanzar un futuro deseado. Pero planear también es volar con las alas quietas y extendidas

23 de noviembre de 2012
Me duele sólo cuando me acuerdo que me duele.

10 de diciembre de 2012
El que se quema con leche, ve una vaca y la caga a palos.

12 de diciembre de 2012
Solicito y espero no causar un inconveniente al solicitar si alguien tiene la amabilidad de explicarme qué carajo quiero. Gracias.

13 de diciembre de 2012
“Te quiero como amigo” Osea, comeme la boca durante años pero cada tanto cuando estemos ebrios; y garchemos un par de veces.

15 de diciembre de 2012
Me hago la “Hay si, ¡espero el príncipe azul!” solo para tener tema de conversación con las mujeres.

26 de diciembre de 2012
Alguien parecido a mí y alguien parecido a vos, en algo parecido a una cama, haciendo algo parecido a una gran idea: sacarse todas las ganas

21 de enero de 2013
Me gustan mis nuevos problemas.

24 de enero de 2013
Quiero tener WhatsApp. Porque nunca son suficientes los medios de comunicación que una posee para recordar como no me habla por ninguno.

Que te consuma.

Querés un amor que te consuma, que te penetre en cada fibra del cuerpo, que se te enrede en el pelo; que se aferre a tu piel y te la marque, que las cicatrices duelan, que te duela amar y ese amor y que te guste doblegarte ante lo que ya no podés hacer o podrías pero qué importa qué, porque te arde la sangre de sed.

Lo querés ya, lo querés recién ahora porque lo querías ayer, lo hubieras querido antes de que se te ocurra; hay un abrazo que es de saliva y es a tu cuerpo, y más, por favor dame más porque puedo con esto y con todo y no me alcanza.

Lo querés inmenso, lo queres profundo; querés caer y que te atrape, y te tire contra el suelo, que el suelo sea el piso, que el piso sea el cielo.

Lo querés presente, lo querés todo lo encima que es adentro; y cuando ya no puedas más de querer, querer más, como un fuego eterno cuya llama no puede no ser.

Querés un amor eterno, de la eternidad del todo, que te lleve a la locura de saber que amar es de verdad, y es para siempre.

Muero de cé.

Muero de celos.

Muero.

Desfallezco.

Infierno, apocalipsis, meteoritos.

Agujero en la cabeza, arma de destrucción masiva, feriado sin planes, cualquier cosa sin sal.

No puedo yo te juro que no puedo Mabel. ¿Sabés que pasa Ricardo? Me colapsa el sistema. Mirame cuando te hablo Norma, que es importante. Todo me da celos. Y si yo te digo todo, vos anotá todo. Esas pequeñas insignificancias imperceptibles para el ojo despreocupado, en mi vida son un mundo en sí mismas.

Dejemos de lado lo que podría llegarme a causar un amor, que es el colmo del colmo. Esta enfermedad se extiende a lo laboral, a lo familiar/amistoso, a la vida cotidiana; el celoso compulsivo te cela todo y siempre hay una razón para celar. Y si no la hay, se la imagina.

Calmate Gladys porque yo nunca dije que ésto estuviera bien. No seas ridículo Pedro, bajá esa bandera de “I ♥ CELOS” que acá nadie está defendiendo semejante flagelo inducido. 

Es cierto que soy hija única y el compartir nunca estuvo en el podio de mis cualidades, es cierto que nací con una naturaleza competitiva inalienable; pero calmate Pía, ya se que acabás de terminar la carrera Psicología en la UCES pero acá no estoy buscando motivos.

Simplemente estoy compartiendo lo que me sucede. Que es la mismísima mierda representada en un sentimiento. Sí abuela, dije mierda. Los celos hacen que todo sea una mierda.

Ahora voy a dar consejos sobre cómo lidiar con los celos:

Qué se yo. Respirá.

Y empezá a creer que valés mucho, aunque vos no te permitas verlo.

 

Página 29.

La vida nos enfrenta a un doble discurso constante, relacionado al hecho de que eventualmente nos vamos a morir. “De la muerte y de los cuernos no se salva nadie” me explicó la amante de mi ex novio, a la cual maté para que también pueda entender el dicho.

¿Cual es el doble discurso? Ajá. Sería algo así como: Viví la vida al máximo porque te podés morir, pero no te arriesgues demasiado porque te podés morir. El vaso medio lleno, medio vacío. Largar todo e irte a vivir a Connecticut con medio dolar persiguiendo un amor, tomar la Aspirineta para prevenir el infarto.  

Supongo que la clave está en encontrar el equilibrio. No podemos hacer cualquier cosa porque podríamos terminar con una calidad de vida muy inferior a lo que ansiamos desde pequeños, pero tampoco tiene sentido el estado permanente del miedo. Cada uno va encontrando los límites que mejor le combinan con su personalidad y sus valores, que le quedan cómodos, y cada tanto arriesga y se la juega por ese pantalón de dudoso criterio estético que lo hace sentirse vivo.

¿Tendría algún sentido la vida si supiéramos cuando nos vamos a morir? ¿Haríamos algo distinto de lo que venimos haciendo? Porque en definitiva el “cuando” es circunstancial y podría ser mañana. ¿Dijiste todo lo que querías? ¿Hiciste todo lo que sentías? ¿Por qué tuviste tanto miedo?

¿Te gustaría saber cuando te vas a morir?

¿Yo? Me muero en la página 29.  

En primera persona.

Generalmente escribo en primera persona del singular; que vendría siendo “yo”, pero “yo” de mí (Belén), no del “yo” genérico que podríamos usar todos, o del “yo” tuyo, porque ese te corresponde.

Y ahí viene la segunda característica de mi forma de escribir: siempre le habla a la segunda persona del singular que (y que quede bien claro) viene siendo VOS, porque si hay algo que no existe en esta vida es Papá Noel y un argentino hablando de “tu”.

Los temas que toco son arbitrarios, y en lineas generales dependen de cómo me despierte. El amor como base de todo, siempre.

Es aburrido leer a alguien que te explica lo que está haciendo, porque o sea LO ESTAMOS VIENDO QUERIDA, prometo no volver a repetirlo. Probablemente lo vuelva a hacer.

No puedo escribir y escuchar música al mismo tiempo, siempre escribo el remate antes que el contenido, tengo muchas faltas ortográficas y problemas con las tildes y la puntuación, de grande me empezó a gustar el atún, me encanta usar adjetivos sobre todo calificativos, si me salió simple trato de complicarlo, creo que todo lo que diga ya se dijo, gesticulo mientras escribo.

Estoy esperando enamorarme para escribir mejor. Y a veces estoy esperando enamorarme de verdad para no poder ni pensar en escribir.